El Blog

Calendario

<<   Marzo 2007  >>
LMMiJVSD
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Sindicación

DE CAJON

Venta de música

Alojado en
ZoomBlog

1 de Marzo, 2007

NB: El retrato de Dorian Gray

Por Tenshys - 1 de Marzo, 2007, 17:20, Categoría: Notas Bibliográficas

POR:  Oscar Wilde                                              Anaya Editores, S.A.


Libro leído entre: 28-Dic-2006 y el 22-Ene-2007


INDICE:

  1. Sobre Oscar Wilde (1).
  2. Nombre verdadero.
  3. Oscar "El Salvaje".
  4. Obras de Oscar Wilde.
  5. Obras maestras.
  6. Acusación de homosexualidad.
  7. Cumplimiento de sentencia.
  8. Muerte de Oscar Wilde.
  9. Antecedentes literarios del personaje "Dorian Gray".
  10. El personaje "Dorian Gray" como creación literaria.
  11. Contenido autobiográfico de "El Retrato de Doriann Gray".
  12. Fondo histórico.
  13. División de la obra.
  14. Sibila Vane.
  15. Romanticismo vs. realismo.
  16. Lord Henry.
  17. Descripción de Lord Henry.
  18. Defectos de Lord Henry.
  19. La verdadera belleza.
  20. Remedio para ahuyentar la tentación.
  21. Lo que prefieren los hombres prácticos y sobre los americanos. 
  22. Fuerza bruta.
  23. Rejuvenecer.
  24. Mala música.
  25. No casarse con nadie.
  26. Malos artistas.
  27. Discordia.
  28. La tragedia del pobre.
  29. Tragedias de la vida.
  30. Fascinación por sí mismo.
  31. Deseos de cosas imposibles.
  32. Teoría sobre la vida.
  33. Riqueza y sociedad.
  34. Pecado.
  35. Lecturas.
  36. Segundos matrimonios.
  37. La mujer ama por los defectos.
  38. Las cargas de los errores.
  39. Fantasías de venganza e imaginación de remordimientos.
  40. Temperamentos sutiles.
  41. Sobre el ser bueno y las tentaciones.
  42. Tragedia de la vejez.
  43. Sobre la gobernación de la vida.
  44. Final.


* De Oscar Wilde *

1.-  Oscar Wilde (1856-1900) El poeta Narcisista. (Pág. III).

2.-  Su verdadero nombre fue Oscar Fingal O'Flahertie Wills.  Nacido en Dublín. (Pág. III).

3.-  Tomó el nombre de Oscar Wilde (el "extravangante" o "salvaje" Oscar), y como tal se hizo famoso como poeta y dramaturgo. (Pág. III).

4.-  En 1888 publicó el exquisito relato de "El príncipe feliz" y otros cuentos, y las narraciones policíacas: "El crimen de Lord Arthur Saville y otros cuentos", a las cuales siguió su mejor novela, "El retrato de Dorian Gray", un personaje con el cual se identificó psicológicamente, y que sería en parte autobiográfico. (Págs. III y IV).

5.-  Sus obras maestras probablemente sean sus comedias para el teatro: "El abanico de Lady Windermere", "Salomé", "Una mujer sin importancia", "La importancia de llamarse Ernesto". Pág. (IV).

6.-  En 1895 Oscar Wilde fue acusado de homosexualidad o sodomía, como se le llamaba entonces.../... El juicio fue objeto de una publicidad escandalosa y morbosa, en la cual se exhibió al gran escritor como un monstruo de la depravación, ante una sociedad intolerante y fanática.  La sentencia del juez, de dos años de prisión en Reading, no fue en realidad muy dura, pero los efectos de esta condena constituyeron el final de una brillante carrera y la destrucción de un hombre.  Sin embargo fue entonces cuando, desde lo más profundo de su desgracia, escribió lo mejor de su obra poética:  "La balada a la Prisión de Reading" y "De profundis", que son cantos nada superficiales, llenos de sinceridad y de arrepentimiento. (Pág. IV).

7.-  Una vez cumplida su sentencia, Oscar Wilde no pudo se admitido en la sociedad londinense en dónde tanto había brillado, ni tampoco fue perdonado por su familia, que se avergonzaba de él. (Pág. V).

8.-  Murió en París, completamente olvidado, en 1900. (Pág. VI).

* Prólogo *

9.-  Los antecedentes literarios del personaje Dorian Gray datan desde la mitología griega y la literatura clásica.  Así son las leyendas de Narciso, Pigmalión y Adonis, en los cuales los personajes manifiestan un desmedido amor por sí mismos, junto con unprofundo anhelo de perfección y de inmortalidad. (Pág. IX).

10.-  El personaje de Dorian Gray, como creación literaria, alcanza alturas legendarias y filosóficas en el sentido de que hubiera podido existir alguien que, por amor a la belleza hubiese querido concretar el deseo de esconder sus vicios y su maldad en un objeto, a condición de permanecer para siempre joven, saludable y bello. (Pág. IX).

11.-  Oscar Wilde será recordado como el autor de "El retrato de Dorian Gray", como una obra maestra que tiene un valor imperecedero.../... sobre todo por el contenido autobiográfico de la descripción, porque sencillamente, Oscar Wilde es Dorian Gray.  Y más exactamente, Wilde está dividido en tres partes: el artista idealista, el personaje de carne y hueso, y el crítico escéptico. (Pág. X) (*).

(*) Notas personales:  a).-  Artista idealista:  Basilio Hallward; b).-  Personaje de carne y hueso: Dorian Gray; c).-  Crítico escéptico: Lord Henry.

12.-  La novela tiene como fondo histórico la descripción magistral de la época victoriana, de la cual fue actor y testigo el propio Oscar Wilde.

13.-  La obra se divide en tres partes o en tres personajes: Basilio Hallward, un artista verdadero que, al igual que el Pigmalión de Shakespeare, se enamora de su obra y de Dorian Gray y que muere en el momento en que se da cuenta de que su obra está dañada de manera irreparable.  El hecho de que el mismo Dorian Gray, el personaje admirado, seal el asesino, hace suponer que la etapa idealista de Oscar Wilde tuvo una duración muy breve.  Hallward se niega a creer en la degradación de su modelo y, como tampoco admite ninguna imperfección en su obra, debe morir. (Págs. X y XI).

14.-  Sibila Vane, la prometida de Dorian representa la encarnación del teatro y del amor romántico.../... Dorian la admira, porque la considera de una perfección ideal, pero se decepciona en cuanto ella muestra sus defectos. (Pág. XI).

15.-  En el episodio de Sibila Vane se manifiesta la actitud de desencanto y rechazo que Dorian, y el mismo autor, sentían hacia el romanticismo, y sólo les queda el realismo como único camino que está por recorrer como consecuencia lógica de los acontecimientos y, también, como una manera de ver la vida misma.  Esta actitud marca para Dorian el principio de sus tendencias egoístas y su inclinación al vicio.  Todo esto se da al mismo tiempo que profesa un infalible amor por todo lo bello.  A partir de entonces su vida estaría llena de caprichos y crímenes. (Pág. XI).

16.-  Lord Henry es la tercera persona de la novela y también el tercer aspecto de la personalidad de Oscar Wilde. (Pág. XI).

17.-  Es el aristócrata que se desenvuelve en la sociedad victoriana y el juez escéptico de la misma.  Más que un artista, es un crítico de arte que sabe juzgar lo bueno y lo malo del mundo y de los artistas.  Es un admirador de Dorian Gray, a quien profesa una amistad leal y sincera.  Considera que una persona tan bella como Dorian, se le puede perdonar todo y Lord Henry lleva esta lealtad hasta el extremo de ser cómplice de los crímenes del personaje principal. (Pág. XII).

18.-  Lord Henry es ecuánime, flemático, sibarita y brillante.  Los diálogos en que interviene son exquisitos y llenos de sabiduría.  Han quedado para la posteridad como las citas literarias más brillantes de Oscar Wilde.../... Tal el único defecto de Lord Henry sean su escepticismo y los continuos elogios de que hace objeto a Dorian.  Pero en última instancia, estas frases halagadoras no son más que el afán narcisista que tiene Wilde de alabarse a sí mismo elogiando a Dorian.  y revela también, una tendencia de Wilde por esconder y justificar los vicios que lo llevaron al homosexualismo, y por ende al fracaso y destrucción de su vida.  Por tanto, no es exagerado decir que Oscar Wilde tuvo un final parecido al de legendario héroe, Dorian Gray. (Pág. XII).

* De la obra *

19.-  La verdadera belleza, termina donde empieza una expresión intelectual.  La inteligencia es en sí misma una especie de exageración y destruye la armonía de cualquier rostro.  En el momento en que se sienta uno a pensar se convierte en todo nariz o todo frente o en cualquier cosa horrible. (Pág. 11).

20.-  El único remedio de ahuyentar una tentación es ceder a ella.  Resistirla es hacer que nuestra alma crezca enfermiza deseando las cosas que se ha prohibido a si misma. (Pág. 31).

21.-  Los hombres prácticos preferimos ver las cosas por nosotros mismos, no contentarnos con leer acerca de ellas.  Los americanos son un pueblo interesante en extremo.  Son absolutamente razonables.  Creo que esa es su característica más destacada. (Pág. 59).

22.-  Puedo soportar la fuerza bruta, pero la razón bruta es del todo insoportable.  Hay algo injusto en su empleo.  Da golpes bajos a la inteligencia. (Pág. 59).

23.-  ¡Ah! Lord Henry, me gustaría que usted me dijera cómo se rejuvenece.

El se quedó pensando unos momentos.

- ¿Puede usted recordar algún gran error que haya cometido en sus jóvenes años, duquesa? - preguntó, mirándola por encima de la mesa.

- Me temo que muchísimos - exclamó ella -.

- Entonces cométalos otra vez - dijo él gravemente - para revivir la juventud, no hay más que repetir sus locuras.

(Pág. 62).

24.-  Nunca hablo mientras suena la música, por lo menos buena música.  Sólo cuando oímos música mala, es nuestro deber ahogarla con nuestra conversación. (Pág. 63).

25.-  No se case nunca con nadie, Dorian.  Los hombres se casan por cansancio; las mujeres, por curiosidad; ambos quedan decepcionados. (Pág. 70).

26.-  Los únicos artistas personalmente deliciosos que he conocido, eran malos como artistas.  Los buenos artistas existen simplemente en sus obras, de modo que como personas, no tienen el menor interés. (Pág. 82).

27.-  La discordia es verse forzado a estar en armonía con los demás. (Pág. 110).

28.-  La verdadera tragedia del pobre es que no puede concederse más que una constante renuncia de sí mismo. (Pág. 110).

29.-  Las tragedias reales de la vida ocurren de una manera tan poco artística, que nos hieren por su cruda violencia, su absoluta incoherencia, su absurda necesidad de sentido y su total carencia de estilo. (Pág. 141).

30.-  ... colocándose con un espejo frente al retrato, pintado por Basilio Hallward, contemplaba ora la diabólica y envejecida cara del lienzo, ora el maravilloso rostro juvenil que le devolvía la sonrisa desde el bruñido espejo.  La gran agudeza del contraste hacía más vivo su sentido del placer.  Se enamoraba cada vez más de su propia belleza y se interesaba cada vez más por la corrupción de su propia alma.  Examinaba minuciosamente y, a veces, con un monstruoso y terrible deleite, las espantosas líneas que surcaban su marchita frente o que se retorcían alrededor de su boca, gruesa y sensual, preguntándose en ocasiones cuáles eran más horribles, si las señales del pecado o las de la edad.  Colocaba sus blancas manos junto a las ordinarias e hinchadas manos del retrato y sonreía.  Se burlaba del cuerpo deformado y los miembros flojos. (Págs. 178 y 179).

31.-{Este número es mi parte favorita del libro} Hay pocos de nosotros que no se hayan despertado alguna vez antes del amanecer, o bien después de una de esas noches de insomnio que casi nos hacen enamorarnos de la meurte, o bien tras una noche de horror y alegría deforme en que a través de las cámaras del cerebro se deslizan fantasmas más terribles que la realidad misma, y el instinto con esa vida intensa que se esconde en todo lo grotesco y que presta al arte gótico su paciente vitalidad, porque este arte es, pudiéramos imaginar, especialmente el arte de aquellos cuyas mentes han sido turbadas con la enfermedad del ensueño.  Gradualmente, unos dedos blancos trpan por las cortinas y parecen temblar.  Con fantásticas formas negras, mudas sombras se arrastran por los rincones de la habitación y allí se agazapan.  Fuera está el gorjeo de los pájaros entre las hojas, o el ruido de los obreros yendo a su trabajo, o los suspiros y sollozos delviento que viene delas colinas y vaga alrededor de la casa silenciosa como si temiera despertar a los durmientes, que necesitarán llamar al sueño de su caverna purpúrea.  Un velo tras otro de oscura gasa se levantan y las cosas recobran gradualmente sus formas y colores y observamos a la aurora rehaciendo el mundo en su antiguo molde.  Los pálidos espejos vuelven a tener su vida mímica.  Las lámparas apagadas están en dónde las dejamos y junto a ellas el libro a medio cortar que estamos estudiando, o la flor que hemos llevado al baile, o la carta que hemos tenido miedo de leer, o que hemos leído con demasiada frecuencia.  Nada nos parece cambiado.  Fuera de las sombras irreales de la noche vuelve la vida real que conocíamos.  Tenemos que continuarla donde la habíamos interrumpoido y se apodera de nosotros un terrible sentimiento de la necesidad de continuidad, de la energía, en el mismo manido círculo de costumbres estereotipadas, o, podría ser, un salvaje deseo de que nuestros párpados se abrieran una mañana sobre un mundo que se hubiera transformado en la oscuridad para nuestro placer, unmundo en que las cosas tuvieran frescas formas y colores, que estuviera cambiado, o que tuviera otros secrtos, un mundo en ql que el pasado tuviera muy poco o ningún lugar, o que sobreviviera, en todo caso, en una forma inconsciente de obligación o de pensar, ya que hasta el recuerdo de la alegría tiene su amargura y el recuerdo de los placeres su dolor. (Págs. 182 y 183).

32.-  ... ninguna teoría sobre la vida parecía tener para él importancia comparada con la vida misma.  Era profundamente consciente de lo estéril que es toda especulación intelectual cuando está separada de la acción y de la experiencia.  Sabía que los sentidos, no menos que el alma, tienen sus misterios espirituales que revelar. (Pág. 185).

33.-  Su cuantiosa riqueza fue un claro elemento de seguridad.  La sociedad, por lo menos la sociedad civilizada, no está nunca dispuesta a creer lo que se pueda decir en detrimento de aquéllos que reúnen riqueza y fascinación.  Siente instintivamente que los modelos tienen más importancia que la moral y , en su opinión, la más alta respetabilidad tiene mucho menos valor que la posesión de un buen cocinero. (Pág. 197).

34.-  El pecado es una cosa que se queda grabada en la cara de los hombres.  No puede ocultarse.  La gente habla a veces de vicios secretos, pero no existen tales cosas.  Si un hombre degenerado tiene un vicio, lo cuestra en las líneas de la boca, en la caída de sus párpados y hasta en el moldeado de las manos. (Pág. 206).

35.-  Leyó lo que decía sobre las golondrinas que revolotean por el pequeño café de Esmirna, entrando y saliendo, mientras los hadjis sentados, pasan las cuentas de ámbar de sus rosarios y los mercaderes, con sus turbantes, fuman sus largas pipas de borlas y hablan gravemente entre sí; leyó sobre el Obelisco de la Plaza de la Concordia, que llora lágrimas de granito en su solitario destierro sin sol, y languidece por volver al Nilo, cubierto de altos lotos, donde hay esfinges, ibis rosas y rojos, buitres blancos de garras de oro, cocodrilos con ojos pequeños de berilo, que se arrastran por el limo verde y vaporoso... (Págs. 226 y 227).

36.-  Cuando una mujer se casa por segunda vez es porque detestaba a su primer marido.  Cuando un hombre se vuelve a casr es porque adoraba a su primera esposa.  Las mujeres prueban suerte, los hombres arriesgan la suya. (Pág. 244).

37.-  Si las mujeres no les amásemos por sus defectos, ¿qué sería de ustedes? Ninguno podría casarse nunca.  Serían todos ustedes una banda de desgraciados solterones.  No cre, sin embargo, que esto les cambiara mucho.  Actualmente, todos los casados viven como solteros y todos los solteros como casados. (Pág. 245).

38.-  Los días son demasiado breves para soportar sobre los propios hombros la carga de los errores de los demás... Cada hombre vivía su propia vida y pagaba su propio precio por vivirla.  La única pena era que tuviese uno que pagar una y otra vez, en realidad.  En sus relaciones con el hombre, el destino no cierra nunca sus cuentas. (Pág. 258).

39.-  Pero quizá era sólo su fantasía la que llamaba a la venganza de la noche y ponía ante él las espantosas formas del castigo.  La vida actual era un caos, pero siempre había algo terriblemente lógico en la imaginación.  Era la imaginación la que ponía al remordimiento en la pista del pecado.  Es la imaginación la que hace que cada criemn soporte su informe camada.  En el mundo corriente de los hechos ni los malos son castigados, ni los buenos son recompensados.  El éxito es para los fuertes y el fracaso para los débiles. (Pág. 273).

40.-  Su propia naturaleza se había rebelado contra el exceso de angustia que intentó mutilar y perjudicar la perfección de su calma.  Siempre pasa eso con los temperamenteos sutiles finamente templados.  Sus fuertes pasiones tienen que pulverizarles o doblegarse.  O matan al hombre, o mueren ellas.  Las tristezas superficiales y los amores superficiales son los que sobreviven.  Los amores y las tristezas verdaderamente grandes se destruyen por su propia plenitud. (Págs. 274 y 275).

41.-  ...cualquiera puede ser bueno en el campo.   Allí no hay tentaciones.  Esa es la razón de que la gente que vive fuera de la ciudad sea tan incivilizada.  La civilización no es bajo ningún concepto una cosa fácil de lograr.  Sólo hay dos caminos para alcanzarla.  Una, siendo culto; otra, siendo corrompido.  La gente del campo no tiene oportunidad de ser ni lo uno ni lo otro; por eso se han estancado. (Págs. 287).

42.-  La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino que uno ha sido joven. (Pág. 296).

43.-  La vida no se gobierna por la voluntad o la intención.  La vida es una cuestión de nervios, fibras, y células lentamente constituídas en las cuales se oculta el pensamiento y la pasión tiene sus sueños. (Pág. 296).

44.-  Al entrar encontraron, colgado de la pared, un espléndido retrato de su señor, con el aspecto que le habían visto últimamente, en toda la maravilla de su exquisita belleza.  Tendido en el suelo, había un hombre muerto, en traje de etiqueta, con un cuchillo clavado en el corazón.  Estaba canoso, arrugado y tenía un rostro repugnante.  Hasta que no examinaron sus sortijas no le reconocieron. (Pág. 307).

------------- ** -------------

Permalink :: 2 Comentarios :: Comentar | Referencias (0)