El Blog

Calendario

<<   Agosto 2007  >>
LMMiJVSD
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31   

Sindicación

DE CAJON

Venta de música

Alojado en
ZoomBlog

CIRCOS: ¿diversión o tortura?

Por Tenshys - 27 de Agosto, 2007, 21:44, Categoría: General

Artículo tomado de "El Heraldo de Chihuahua" Sección Magazine Pág. 8E del domingo 26 de agosto de 2007.  Escrito por:  M.V.Z. Silvia Castro


Dicen que los circon son un sano esparcimiento para la familia, sin embargo ¿qué tan sano puede ser un espectáculo en el que se humilla, tortura y menosprecia a los animales? ¿Qué pueden aprender los niños de la tremenda crueldad con la que son tratados los animales?

La gran mayoría de animales que se utilizan en los circos son animales salvajes, por lo que instintivamente le tienen miedo al ser humano, así que para lograr que puedan convivir con éste y además que ejecuten una serie de acciones que son contrarias a su naturaleza (como por ejemplo saltar a través de un aro en llamas) deben sufrir un castigo físico que supere a su miedo.

Es necesario que pasen por dos fases de aprendizaje: la primera es la domesticación; en ésta se les deja sin comer hasta que no tienen fuerzas para defenderse, entonces empiezan a darle pequeños bocados; al mismo tiempo se utilizan instrumentos que le causan daño físico severo, como son látigos con clavos amarrados en los extremos, collares con puntas internas, toques eléctricos, barras de acero al rojo vivo, etc., todo esto continúa hasta que el animal se somete al entrenador.

Una vez que el animal se ha dado cuenta de su imposibilidad para defenderse del hombre se logra la "domesticación" y se inicia la segunda fase, que es el entrenamiento.  La disposición de aprender se incrementará con la fuerza del castigo o de la recompensa.  Sin embargo, una vez que el castigo llega al punto en que la situación es aterradora para el animal éste dejará de aprender y se convertirá en un ser apático e indisciplinado, sin ningún interés por vivir; por tal razón los entrenadores cuidan de no excederse en el castigo.

Además de este tremendo abuso físico que tienen que sufrir viven encerrados día y noche en pequeñas jaulas, apenas lo bastante grande para que se puedan poner en pie y en las cuales viajan de un lugar a otro por miles de agotadores kilómetros.  Los que pueden estar fuera de sus jaulas cuando no están viajando son encadenados en espacios igualmente reducidos con escasa o nula protección del medio ambiente.  El único ejercicio que hacen es cuando sales a la pista pero éste está acompañado de un gran estrés físico y emocional por los castigos a que son sometidos en este lapso de tiempo y porque se les obliga a estar en contacto estrecho con su principal enemigo natural: el hombre.

También están sujetos a tensiones adicionales de ruidos frecuentes, movimientos, luces y el acoso permanente de los visiantes, así como la pérdida de sus instintos naturales, como son explorar, jugar, reproducirse, etc.

Los animales que viven en los circos desarrollan pautas de comportamiento anormales que pueden llegar incluso a la automutilación o a movimientos extraños que perduran durante toda su vida.

Los circos no sólo significan una forma de vida antinatural para los animales, sino que además los degradan y humillan; los circos son un error en este tiempo cuando hay mayor necesidad de proteger y conservar a las criaturas salvajes del mundo.  ¿Cómo podemos reconocer esta necesidad y todavía permitir que los circos sujeten a los animales en confinamiento estrecho, viajes constantes y una forma de vida totalmente extraña en nombre de la diversión , y todavía llevar a este tipo de espectáculos a nuestros hijos? ¿Puede usted soportar moralmente el comprar placer al costo de torturar otras criaturas sensibles?  Estos animales necesitan más de su comprensión que de su administración.  La mejor forma de demostrar comprensión y terminar con esta tortura hacia seres incapaces de defenderso por sí solos es no asistiendo a este tipo de espectáculos degradantes para los animales.


Y aquí van mis comentarios personales:

A mí me solían gustar muchísimo los circos, incluso en un post del 6 de octubre del 2006 hay algo relacionado a los circos.  Pero luego comprendí muchas cosas.

Lo que dice la Médico Veterinario Zootecnista que escribió el artículo se queda corto con todo lo que en realidad ocurre y transcurre dentro de un circo.

Ella por ejemplo no menciona que la mayoría de los animales que "exhiben" los circos son especies que se encuentran en peligro de extinción (orangutanes, chimpancés, elefantes, jaguares, leopardos, hipopótamos pigmeos y tantas más); tampoco menciona que para poder "tener" esos animales los han debido sacar por la fuerza de sus hábitats naturales promoviendo el mercado negro y la caza furtiva, incluso teniendo los "permisos" requeridos que seguramente obtuvieron dando "mordidas" a funcionarios corruptos.

Los animales de los circos son las criaturas más tristes que he visto en mi vida.  Parecen y lucen tan grises y opacas... no tienen "chispa", incluso en uno de los últimos circos que visitó mi ciudad pude observar que tenían un jaguar en una jaula y atados a los barrotes de esa prisión estaban unos caballos que ni se inmutaban al estar cerca de un peligroso depredador natural, el cual también hacía caso omiso de los cuadrúpedos que en otras circunstancias le representaría una suculenta comida.

En otro de esos espectáculos traían un chimpancé y un orangután bebés y en el intermedio de la función los ponían para que la gente se tomara fotos con ellos, intenté acercarme y tomar una foto con mi teléfono celular y no me lo permitieron alegando que de esa forma era muy fácil que subiera la foto a internet y denunciar (cosa que yo tenía cierto hacer). ¡Qué descaro! Pude haber obtenido una foto de esos pequeños simios pagando por ella, pero eso reprensentaría ser cómplice con esa forma de explotación...

En fín, hay tantas y tantas formas de irrespeto para con la fauna dentro de los circos (imagínense pintarle el pelo a los perros con tintura vegetal para hacerlos más "bonitos" o ponerles ridículos trajes de bailarinas o meterlos dentro de disfraces) que definitivamente el no oponernos a ellas nos hace menos humanos y más bestias.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)