El Blog

Calendario

<<   Diciembre 2007  >>
LMMiJVSD
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31       

Sindicación

DE CAJON

Venta de música

Alojado en
ZoomBlog

A Monterrey con Viva

Por Tenshys - 23 de Diciembre, 2007, 17:10, Categoría: Comentarios sobre:

El mes pasado visité la ciudad de Monterrey con motivo del Forum Universal de las Culturas, fuí principalmente para estar en la exposición Isis y La Serpiente emplumada, pero esa es otra historia, por ahora contaré un poco de mi experiencia en los vuelos de ida y vuela con la aerolínea de bajo costo VIVA AEROBUS.

Planeé mi viaje con algunos meses de anticipación y de hecho viajé en noviembre y los boletos del avión los adquirí en agosto, había solicitado determinadas horas porque no quería faltar a mi trabajo, ya que en él aunque pidas permiso, te descuentan el día ya sea de tu sueldo o de tus vacaciones... según prefieras; retomo, en fín que yo compré un vuelo que salíá de la ciudad de Chihuahua a las 5:30 p.m. y como al mes y medio me llegó un correo electrónico informándome que ese vuelo se había cancelado y que me reasignaban en el vuelo de la mañana que sálía a las 7:30 a.m.

Pues ni modo, solicité mi permiso y algo inconforme esperé que se llegara la fecha de la partida.  Al poco tiempo reinstalaron el vuelo de en la tarde, pero pues ya había hecho reserva para quedarme en un hotel en Chihuahua porque no hay corridas de camión temprano y teníamos que estar a las 5:30 a.m. en el aeropuerto, así que ni modo, seguí con el horario de en la mañana.

La mañana del viaje llegamos con dos horas de anticipación como se nos había requerido y estaba cerrado el pequeño módulo donde "documentan" a los pasajeros, solo nos preguntaron el nombre (ni siquiera nos pidieron identificación) y nos dieron 2 papelitos escritos a mano y que eran "los pases de abordar".  Nos fuímos a la sala de espera.  Allí leí las reglas del abordaje que venían impresas en "los pases" y me dí cuenta de que en realidad y a arbitrio de los empleados te acomodan en los grupos A, B, C, o D, sin ningún criterio aparente.  Solo te dicen que quedan fuera de esos grupos las personas que viajen con niños (que son los que abordan primero) depués los de la A y luego la B y así sucesivamente, y que te puedes sentar, literalmente en el asiento que te dé la gana..

Total que nos tocó sentarnos en la fila donde comienza el ala y alcanzamos una ventanilla y un asiento de enmedio.  Los asientos son muy reducidos y algo incómodos ya que no los puedes reclinar.  Parecíamos sardinas.  Nos tocó en el vuelo un grupito de jóvenes que iban a risa y risa y grite y grite con cada sacudida del avión que ya me volvían loca, hasta que me quedé dormida como por 20 minutos.

En el vuelo no te ofrecen gratis ni siquiera un vaso con agua.  Todo te lo venden y como se habrán de imaginar los precios son de dulcería de cine, es decir, elevadísimos.  El avión me pareció viejo, es decir, anticuado y me hicieron preguntarme si en realidad serían seguros.

Al llegar a Monterrey, tuvimos que esperar por el equipaje alrededor de media hora ¡para un solo vuelo que llegó! o sea el de nosotros, se me hizo exagerado.  La terminal C del aeropuerto, que es exclusiva para esta aerolínea me pareció fría e impersonal, un suelo gris y paredes blancas y ni un solo empleado ni persona que te pueda ayudar con algún servicio (dónde están los taxis, dónde puedes rentar un auto, dónde está la salida, cosas de esas).

Hasta aquí el vuelo de ida (Chih.-Mont.) y pues aunque incómoda, dije, bueno... pagué poco, esto es lo que merezco.

Pero al regreso, por Dios, que líos.  Para empezar el taxista no sabía por dónde llegar a la Terminal C y llegamos justo faltando las 2 horas para "la hora de abordar" y nos tuvieron en la fila 1 hora para poder documentar, no tenían el personal suficiente.  Mi hermana fue a comprar unos refrescos y unos chocolates para hacer más amena la espera y súper caros.  Por fín nos tocó el turno de documentar y oh sorpresa ahora si nos pidieron identificación y sí tenían computadoras, nos dieron nuestros tickets de abordar y nos dijeron que llevaramos nuestras maletas hasta donde estaba la seguridad para la revisión.

Jamás me había tocado que después de documentar pudieramos cada quien tomar el equipaje y prácticamente hacer con él lo que uno quisiera, bien, fuímos a dónde los guardias y con una cara de pocos amigos, hombres y mujeres, unos más y otras menos, revisaban apuradamente las maletas y las "aventaban" a la banda para que luego alguien más las "aventará" dentro del avión.

Lugo tuvimos que pasar por la revisión del equipaje de mano, donde otro guardia femenino con cara de dolor de estómago te quiere quitar hasta los zapatos porque el portal no deja de sonar cada vez que intentaba pasar, al fin quizá se convenció que pudiera ser la varilla del brassier lo que estaba sonando.

La sala de espera igual de impersonal y fría que la sala de llegada.  Con tres puertas para salir a la pista. Localizamos la que nos tocaba e hicimos planes para formarnos pronto para poder escoger buenos lugares, esta vez nos habían asignado "el grupo de abordar B" y relativamente pasaríamos rápido, esperábamos alcanzar buen lugar.

Otra vez estuvimos formados durante mucho tiempo y de pronto un empleado se acerca y nos pregunta que si qué vuelo estábamos esperando y al conocer la respuesta nos preguntó que si quién nos había dicho que nos formáramos ahí y le contestamos que ese era el número de puerta que tenía nuestro pase de abordar y se rió dijo que se había cambiado y que nos iba tocar en la del centro.

Otras personas que ya tenían la correción en sus respectivos pases ya estaban formadas, pero como éramos más se tuvieron que hacer para atrás.  Al fin abordamos pero con menos orden que en el vuelo de ida y cuando ya estábamos arriba del avión buscando lugares, nos tocó muy enfrente donde estaban los pasajeros con niños y oh, error de errores, todo el viaje el niño de enfrente vomitando y los de atrás llorando.

El vuelo salió con 45 minutos de retraso y cuando llegamos a CHihuahua, también tuvimos que esperar por el equipaje, no tanto como en Monterrey pero si demasiado para la cantidad de personas que habíamos.

Total que no me gustó para nada la experiencia de volar con la línea aérea más barata de todo México.

Permalink :: Comentar | Referencias (0)